3 Efectos Secundarios de Botox

El colágeno puede provocar algunos efectos secundarios que, si bien no son muy frecuentes, es importante conocer. Si después de someterte a un tratamiento a base de ese producto notas la aparición de alguno de ellos, no dudes en acudir a la clínica donde te lo han aplicado o, en su caso, a un profesional médico:

Dolencias leves: En este caso, lógicamente, no debes recurrir a ningún profesional médico, pues las molestias desaparecerán en unas horas y se podrán paliar con analgésicos. Es común que después del tratamiento pueda surgir:

  1. Hematoma en la zona donde se ha inyectado.
  2. Dolor de cabeza.
  3. Un pequeño bulto en el punto donde se aplica.
  4. Náuseas.
  5. Sensación de resfriado.
  6. Erupciones en la piel.

Alergias: Un porcentaje de la población es alergia a esta toxina, de ahí que tras entrar en contacto con ella en su cuerpo se produzcan una serie de manifestaciones negativas que van desde una excesiva hinchazón de la zona en la que se ha aplicado hasta la aparición de dolor de cabeza o fiebre. No obstante, estos síntomas se suelen manifestar casi de forma instantánea, por lo que si el tratamiento se realiza en una buena clínica, saber poner el remedio adecuado y evitar las complicaciones. Por supuesto, recomendarán a la persona un remedio alternativo en el futuro.

Dolencias graves: Existen algunos estudios que han demostrado que la mala práctica o la imprudencia con los tratamientos de botox podrían provocar en algunos casos efectos secundarios graves como neumonía, problemas digestivos o dificultades respiratorias. Por su parte, la imprudencia de emplearlo en una zona incorrecta del cuerpo podría causar consecuencias fatales.

Por último, conviene remarcar que, aunque no se ha probado que el botox sea dañino para el feto de mujeres embarazadas o para el bebé de las madres lactantes, se desaconseja su utilización, dado que tampoco se ha demostrado que no produzcan perjuicios sobre el hijo.

comments powered by Disqus