9 Consejos sobre el Botox

Todo tratamiento de belleza ha de ser tomado en serio. Todos los años, leemos en los medios de comunicación decenas de casos de personas que, por ponerse en las manos de un mal profesional, han sufrido graves secuelas en una operación de cirugía estética. En muchos casos, este error se debe al afán de los pacientes de ahorrarse un dinero, pues por lo general las clínicas no autorizadas ofrecen precios más bajos que las que cuentan con el material y con el personal adecuado para aplicar los tratamientos de belleza con las máximas garantías. 

Ante este hecho, hay un aspecto fundamental: la información. Todo aquel que sepa de la bonanzas y los riesgos de un tratamiento estético tendrá muchas menos probabilidades de sufrir algún daño en su salud. Por si te ayudara, a continuación te ofrecemos una serie de consejos y recomendaciones sobre cómo y cuándo se debe aplicar el botox.

1. Ponerse en manos profesionales: Es el primer consejo y el más importante de esta lista, sin ninguna duda. Acude siempre a clínicas de confianza, pide referencias entre tus amistades, infórmate en internet y solicita la acreditación profesional si fuera necesario a las personas que te van a aplicar el tratamiento de botox. De lo contrario, tu salud podría resultar gravemente dañada.

2. Nunca inyectes botox por tu cuenta: Aunque creas que el procedimiento de inyectar esta sustancia en la cara es sencillo, no es así; y cualquier intento de aplicarlo por tu cuenta podría provocar daños graves en tu salud. ¿Te imaginas qué pasaría si cometes algún error? En una clínica formal estarían preparados para iniciar un procedimiento de urgencia. Sin embargo, en tu caso las consecuencias podrían llegar a ser fatales.

3. En los días previos a someterte al tratamiento, no tomes medicamentos con un efecto anticoagulante: Ya que esta acción podría tener algún efecto secundario. Entre estos fármacos, el más conocido y utilizado es la Aspirina.

4. El día de la operación, no debes consumir alimentos que dilaten las venas del rostro: Dado que eso podría limitar su efectividad o favorecer la aparición de hematomas. Estos alimentos son el café, el picante o las bebidas con el alcohol.

5. No te acuestes hasta cuatro horas después de la operación: De lo contrario, el botox podría no expandirse todo lo deseado por tu rostro y generaría un mucho menor efecto sobre tus arrugas.

6. No frotes la zona tratada durante un día: Pues además de tener más posibilidades de sufrir hematomas, podrás extender el botox más allá de la zona que interesa tratar, lo que haría disminuir su potencial contra las arrugas.

7. Haz ejercicios de contracción de músculos: Desde que hayan pasado 24 horas de la operación hasta aproximadamente dos horas después. Para realizarlos, simplemente tendrás que adoptar gestos ligeramente forzados. ¿Qué se consigue con esto? Que el botox toque todos los puntos de la zona tratada.

8. Consulta a tu especialista cada medio año: Dado que es ésta aproximadamente la duración del efecto del botox en el rostro. Una vez transcurrido ese tiempo, es recomendable volver a inyectarlo.

9. No lo emplees durante el embarazo o la lactancia: Todo agente que se introduce en el cuerpo durante este periodo de la vida de una mujer puede tener consecuencias negativas para el feto o, en su caso, el bebé. De ahí que se desaconseja totalmente emplear el botox en estas circunstancias.

comments powered by Disqus