Todo sobre el Botox

¿Qué es el Botox?

Botox es el nombre comercial de una sustancia que se obtiene a partir de una bacteria denominada Clostridium botulinium y que se emplea con diversos fines estéticos. Es conocida como toxina botulínica y su inyección en el rostro consigue retrasar la aparición de los rasgos asociados al envejecimiento, como son las arrugas y las imperfecciones. Gracias a los excelentes resultados que ha obtenido un gran número de mujeres con su aplicación, en los últimos años, el botox ha adquirido una gran popularidad y se aplica en una multitud de clínicas en todo el mundo.

El botox procede del que es considerado uno de los agentes más venenosos que se conoce y el cual está detrás de una grave afección alimentaria muy común en el pasado, como es el botulismo. Esto es así hasta tal punto que está considerada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) como un arma de destrucción masiva y una temible amenaza en una futura guerra biológica. 

Sin embargo, los científicos consiguieron hace algo más de dos décadas procesar esta toxina botulínica para poder aplicarla con fines estéticos. Y, desde entonces, se utiliza desde para eliminar las arrugas hasta para retrasar su aparición o para lograr que los labios de las personas luzcan un mejor aspecto y tengan un mayor volumen. Pero no sólo eso, pues su gran capacidad para producir parálisis muscular en algunos casos ha hecho útil a esta sustancia para combatir determinadas enfermedades del sistema nervioso.

¿Cuántos Tipos de Toxina Botulínica existen?

En la naturaleza, existen en total siete tipos de toxina botulínica, nombrados desde la letra A -la primera del alfabeto- hasta la G -séptima.

• Los de tipo A, B, E y F son los principales causantes del botulismo humano, una enfermedad grave que puede ser fatal.

• Por su parte, los de tipo C y D afectan principalmente a los animales.

Por lo general, para el tratamiento médico y estético se ha utilizado la toxina de los tipos A y B, aunque la primera de una forma mucho más mayoritaria, ya que produce unos mejores resultados. En concreto, con su aplicación se consigue que las arrugas desaparezcan en un plazo de entre 24 y 36 horas tras su inyección en el rostro. Su efecto, además, dura entre 6 y 8 horas.

¿Cómo Funciona el Botox?

El botox es una proteína purificada que se introduce en el rostro mediante una inyección y en muy pequeñas cantidades; y con la cual se consigue tanto relajar los músculos como prevenir la aparición de arrugas. Principalmente, se coloca sobre las líneas de expresión, en el entrecejo, en la frente, en el contorno de los ojos o en los labios. Tan sólo en unos días tras su aplicación, se consigue mejorar el estado de estas zonas considerablemente, así como protegerlas de los efectos del paso del tiempo.

Ahora bien, la pregunta en este punto es: ¿cómo funciona el botox?

Como sabrás, el cerebro es el responsable último de todas y cada una de las reacciones corporales que tienen los seres humano. Pues bien, cuando algo nos hace gracia y reímos; cuando torcemos el gesto por estar en desacuerdo con una opinión; o cuando realizamos un gesto de afirmación, este órgano de la cabeza envía al cuerpo una señal para que adopte esas muecas. Para conseguir ese fin, se ayuda de un neurotransmisor denominado acetilcoina.

Pues bien, el botox, gracias a su gran efecto paralizador, es capaz de inhibir la acción de la acetilcoina, con lo cual consigue que determinados músculos de la cara no se muevan cuando se produzca una situación de risa o angustia, por ejemplo. Con esto se consigue que las arrugas desaparezcan con el paso del tiempo, pues la piel las recubrirá.

Como sabrás, una buena parte de las arrugas se produce a consecuencia de adoptar los mismos gestos durante varios miles de veces a lo largo de la vida. Si estos requieren un cierto esfuerzo muscular, como es la risa, terminan provocando un desgaste en la piel que los recubre y, por ende, la aparición de líneas de expresión, como las conocidas “patas de gallo”.

¿Qué hace el botox?
Evitar que se produzcan esos gestos y, por lo tanto, que surjan las tan temidas arrugas.


¿Cómo se aplica el botox?
El botox se aplica principalmente en las zonas del rostro que son más susceptibles de sufrir arrugas. Se puede emplear de forma preventiva o bien paliativa. En cualquiera de los casos, su efecto se nota una vez pasado entre un día y un día y medio desde su introducción. ¿Y hasta cuándo es efectivo? Hasta entre seis y ocho meses después de su uso.

Por lo general, estas zonas sensibles son la frente, el entrecejo, las ojeras, la parte exterior de los ojos, el labio superior, los pómulos o incluso en el cuello. Estas zonas son las más sensibles de sufrir los efectos del paso del tiempo, lo que se traduce en la aparición de imperfecciones.

¿Cómo se introduce en la cara? 
Por lo general, mediante una inyección que contiene una muy pequeña cantidad de toxina botulínica de tipo A o B. El procedimiento dura tan sólo unos pocos minutos y no requiere ingreso de la persona, ni mucho menos.

Ahora bien, es muy importante que tengas en cuenta que este proceso siempre debe ser realizado por un especialista y en una clínica estética de fiar, pues de lo contrario podría provocar daños muy graves en la salud del paciente.

Precios del Botox - ¿Cuánto cuesta el Botox?

El precio de un tratamiento estético basado en botox dependerá principalmente de dos factores: la clínica en la que se realice y la zona de la cara en la que se inyecte. De una forma aproximada, se puede determinar que...

• Su introducción en el entrecejo o la frente costará unos 300 euros por sesión.

• Su empleo en la boca o los pómulos entre 250 y 300 euros.

• Su aplicación en los ojos, unos 250 euros.

comments powered by Disqus